El presente curso se está llevando a cabo como novedad la atención psicológica a las personas atendidas en Santo Ángel en  modalidad grupal, a fin de facilitar el crecimiento personal y bienestar emocional a nuestros usuarios, facilitando el descubrimiento de sus valores y potencialidades, así como la movilización de sus recursos personales.

Para ello, y después de un proceso en el que  se han utilizado algunas técnicas de la psicología positiva y la terapia sistémica breve centrada en soluciones  a nivel individual para la resolución de algunas situaciones cotidianas adversas  o preocupaciones que nuestros usuarios nos plantean, se ha optado por estos dos modelos para realizar experiencias psicológicas en grupo.

La psicología positiva es un nuevo enfoque de la ciencia psicológica que pretende conocer las fortalezas y virtudes humanas como elementos dinamizadores del bienestar emocional y la autorrealización personal.

La finalidad de la intervención desde la psicología positiva es conseguir que la persona sea capaz de construir su propia vida en plenitud desde la consciencia y utilización de sus fortalezas humanas en todos los ámbitos en los que ésta se desenvuelve.

En su modalidad grupal, los miembros del mismo se dan apoyo para descubrir aquellas fortalezas humanas personales, así como para conocer fortalezas comunes o complementarias que puedan contribuir a un proceso de ayuda mutua a lo largo del proceso de esta terapia de crecimiento personal.

Pese a su eficacia, son escasas pero cada vez más comunes en  el campo de la discapacidad intelectual las experiencias de este modelo basado en la psicología positiva, y están destacando por obtener los mismos resultados que cuando se han aplicado a otros colectivos.

La terapia sistémica breve centrada en soluciones,  pese a tener una mayor historia que el modelo expuesto anteriormente, está todavía menos experimentada en el campo de la discapacidad intelectual.  Este curso se está llevando a cabo una experiencia piloto en la unidad de envejecimiento activo a fin de favorecer el bienestar emocional y la armonía con el entorno social más próximo en esta etapa de la vida.

Este modelo de terapia se basa en algo tan sencillo como  aquello que cantaba el famoso grupo de rock argentino “Los Rodríguez” que “no importa el problema, importa la solución”. Es decir, no aborda los problemas individuales, sino a ser consciente de aquellas excepciones que tenemos sobre ese problema, e invita a programar nuevas formas de comportamiento que los participantes del grupo tendrían en caso de que esa “traba” u “obstáculo” a la felicidad no existiese o hubiese desaparecido por arte de magia.

Está demostrado que  la proyección a un futuro sin esa “traba” u “obstáculo” es un elemento de ayuda fundamental para abordar dicho problema, y ampliando esas excepciones y manteniendo esa actitud de búsqueda y desarrollo de alternativas de conducta eficaces ante esa situación adversa hace que la vivencia de esta se aminore y  mejore el bienestar emocional de la persona con discapacidad intelectual, tanto por las técnicas utilizadas como por la experiencia de apoyo grupal.

 

Para conocer algo más sobre la psicología positiva:

http://www.atades.com/2014/10/psicologia-positiva-de-las-fortalezas-humanas-al-bienestar-emocional/

Para conocer algo más sobre la psicoterapia sistémica breve centrada en soluciones:

http://www.proyectohombre.es/archivos/100.pdf

Etiquetado con →