Como cada año se ha celebrado la tradicional merienda de Navidad de Fundat. Tutelados y patronos de la Fundación Aragonesa Tutelar  han pasado una tarde en la Ciudad Residencial Sonsoles. Tiempo para recordar las excursiones, los momentos vividos a lo largo del año, reír con las mil y una anécdotas que han ocurrido en estos meses, y brindar para que al año que viene sea todo mucho mejor.  Con la entrega de regalos y sorpresas se terminó una tarde que, sin duda, no olvidarán.

Fundat atiende a personas con discapacidad intelectual en tutela o curatela. Cuenta con un amplio grupo de voluntariado tutelar y un patronato formado por personas de reconocido prestigio en Aragón.