Tercera y última sesión del calendario de ATADES. Son las 8:30 de la mañana y dos furgonetas con alumnas y alumnos del Colegio San Martín de Porres, Colegio San Antonio y usuarias Centro de día El Vergel están preparadas para salir hacia el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Una vez que llegamos a Torla, descansamos y cogimos fuerzas con un bocadillo y fuimos a Casa Oliván. Visitamos su Centro de visitantes, lugar donde el conjunto interpretativo está dedicado a personas con discapacidad. Una vez concluida la visita, Marcos sacó su cámara y empezó a capturar la alegría de las alumnas y alumnos de San Martín de Porres. Los chicos estaban muy emocionados por salir en el calendario.

Una vez hechas las fotos cogimos las furgonetas y fuimos a la Pradera de Ordesa, lugar elegido para que las usuarias de El Vergel posaran ante el objetivo de Marcos. Las chicas lo dieron todo en la sesión, pero les aguardaba una sorpresa… ¡Tenían otro lugar donde inmortalizar su visita al valle! Así que nos pusimos todos a dar un agradable paseo por el Camino Adaptado hasta el puente que cruza el Río Arazas donde Marcos, aprovechando que el río estaba seco, sacó unas fotos maravillosas. Tan bonito era el lugar que todos quisieron tener ese recuerdo y nos hicimos una foto de grupo. Volvimos a las furgonetas y nos pusimos en camino hacia Torla donde los tres chicos de San Antonio se hicieron unas fotografías con la iglesia de fondo. Pero como nos supo a poco, nos fuimos hasta Bujaruelo para acabar la sesión de fotos aprovechando el icónico puente románico de San Nicolás de Bujaruelo, al fondo del valle. Tras las fotos se sentaron a descansar y comieron ahí disfrutando de las vistas. Una vez acabados los bocatas y descansados comenzaron su viaje hacia Zaragoza.

La última sesión no acabó ahí, era el turno de Cielos de Ascara. Nos reunimos con ellos en Torla y nos pusimos en marcha hacia el Cañón de Añisclo tras comer unos bocatas en Broto. Una vez llegamos a la zona aprovechamos un fantástico mirador donde antes de hacer las fotos nos quedamos maravillados con las vistas que teníamos delante. La sesión fue rápida con Jesús y Lucas Marcén, coordinador de Cielos de Ascara, ya que parecían modelos con mucha experiencia a sus espaldas. Ya estaban hechas todas las fotos, pero antes de salir no pudimos evitar volver a quedarnos embobados en silencio mirando el cañón.