El 94% de las familias valora muy positivamente la atención que reciben sus familiares tras la puesta en marcha de la Unidad de Envejecimiento Activo de ATADES

 ATADES –  Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual cuenta en sus centros con la mitad de su población envejecida. El 43% de los usuarios supera los 51 años. Por eso ATADES puso en marcha la Unidad de Envejecimiento Activo, que en la actualidad cuenta con 20 usuarios, con el objetivo de generar un modelo de intervención adecuado a esta tipología de usuarios. En la actualidad esta Unidad ha supuesto una mejora cualitativa para los usuarios y sus familias, ya que el 94% han valorado de “muy bien” el aumento de la calidad de atención que recibe su familiar tras su puesta en marcha y el mismo porcentaje considera que su familiar está muy bien atendido.

Con este nuevo proyecto ATADES sigue innovando en los servicios prestados a las personas con Discapacidad Intelectual, en este caso los mayores, con el objetivo de mejorar su calidad de vida. Uno de los avances que se consigue con esta unidad es cambiar el trato a estas personas evitando la infantilización y apostando por que se tenga en cuenta su edad y los intereses de cada persona para ser estimulada y tratada de acuerdo con sus capacidades. De esta forma, el 88% de los familiares encuestados valora de “muy bien” la atención recibida por parte del personal.

La esperanza de vida aumenta en las personas con discapacidad intelectual

La esperanza de vida ha aumentado para toda la población (se sitúa en los 83 años) y el proceso de envejecimiento afecta tanto a personas con o sin discapacidad. En personas con una discapacidad intelectual ligera se sitúa en los 74 años y en moderada en los 67,6 años.  ATADES atiende a 560 personas con DI en sus centros (Residencias Integra Aragón, Santo Ángel y Sonsoles y Centro de Día El Vergel), de los que 240 tienen más de 51 años. Tras un seguimiento y estudio pormenorizado de los usuarios y su atención, ATADES vio la necesidad de trabajar en unos modelos de intervención específicos para este colectivo que cubra sus necesidades, pasando de un modelo de intervención educativo a uno sanitario y terapéutico llevado a cabo por profesionales especializados en Discapacidad Intelectual y geriatría.

Posteriormente a la realización del estudio y las encuestas realizadas a los familiares, desde Atades se han atendido las sugerencias propuestas por los familiares y se han realizado mejoras en las instalaciones y equipamientos dotándolos de ayudas técnicas. Además, se han aumentado las salidas de los usuarios, ya sean en grupo o de forma individual, una petición mayoritaria de los familiares, y en cuanto al personal está previsto para el próximo año que se aumente la formación de todo el equipo de profesionales que forma parte del proyecto.