La Unidad de Atención a Víctimas de abuso con Discapacidad Intelectual de Aragón se ha reunido esta mañana con instituciones, colegios profesionales y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado de Aragón para coordinar la atención de las personas con discapacidad intelectual que son víctimas de abuso o violencia.

 La Unidad de Atención a Víctimas de abuso con Discapacidad Intelectual de Aragón de ATADES (UAVDI) ha intervenido en 2018 en 30 casos de abusos a personas con Discapacidad Intelectual como facilitador a lo largo de diferentes procesos policiales y judiciales. El 31% relacionados con delitos sexuales, el 25% con violencia doméstica y el 17% con violencia de género. Desde 2015, año de su creación, la UAVDI ha atendido 93 casos de abusos a personas con Discapacidad Intelectual, de los cuales el 79% son de mujeres.

La UAVDI es un servicio especializado en casos de abusos a personas con Discapacidad Intelectual de ámbito autonómico. Cuenta con un amplio equipo de profesionales de ATADES (psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, abogados, etc.) que intervienen en la atención directa, tanto a las víctimas como a sus familias, y también en la prevención y sensibilización de la sociedad aragonesa y el colectivo de profesionales del mundo de la discapacidad intelectual.

A este respecto durante 2018 se ha dado formación a 120 profesionales sanitarios de atención primaria de los centros de salud de Huesca capital, los principales centros de salud con unidad docente de los sectores I, II y III de Zaragoza, el centro de salud de Alcañiz y el de Teruel urbano. También 40 efectivos de la Policía Nacional de Zaragoza, en su mayoría de la oficina de atención al ciudadano, han recibido formación para la atención y prevención en casos de violencia de género en casos de personas con Discapacidad Intelectual.

Desde su creación se han realizado formaciones y jornadas de sensibilización a más de 600 profesionales que intervienen con personas con DI en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Servicios Sociales Comarcales y agentes especializados en Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) de la Comunidad Autónoma.

La UAVDI dispone de plazas de emergencia para alojar a personas con DI víctimas de abuso, que han sido utilizadas en 5 ocasiones desde su puesta en marcha, con una duración media de la estancia de 14 meses, y se han atendido 41 casos de terapia psicológica con una duración media de un año.

“ATADES como entidad de referencia de la discapacidad intelectual, atiende llamadas por parte de servicios sociales y de la policía solicitando colaboración ante situaciones de desprotección en las que están implicadas personas con Discapacidad Intelectual. Personas que se encuentran sin red de apoyo, ni vivienda a la que ir. Y en ese encuadre, resulta muy fácil acabar manipulado o inmerso en abusos o agresiones” explica Victoria Ledesma, coordinadora de la UAVDI. “Por eso se hace necesario trabajar en red con todas las instituciones públicas, colegios profesionales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y demás entidades con el fin de dar solución y prevenir posibles casos”, apunta.

La Unidad de Atención a Víctimas de abuso con Discapacidad Intelectual de Aragón se creó en 2015 conscientes de que las personas con Discapacidad Intelectual es uno de los colectivos más vulnerables ante las situaciones de abuso ya sea sexual, económico o físico. ATADES y la Fundación Aragonesa Tutelar (FUNDAT) se pusieron en contacto con la Fundación Carmen Pardo-Valcarce (ahora Fundación A la Par), que, en el año 2010, en colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la Fundación Mapfre, crea la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad, recurso pionero a nivel nacional.

Desde entonces la UAVDI Aragón ofrece sus servicios en toda la comunidad de asesoramiento jurídico, formación a profesionales, talleres de prevención a personas con DI y dispone de la figura del facilitador, un profesional de la psicología/psiquiatría independiente y neutral, experto en Discapacidad Intelectual y en la evaluación de las capacidades cognitivas que afectan al proceso judicial. Asiste a la víctima con discapacidad intelectual en su comunicación durante el proceso policial y judicial y ofrece apoyos necesarios para garantizar un testimonio válido y fiable.