Así quedó demostrado el pasado sábado 1 de diciembre en el evento organizado conjuntamente entre la Fundación Fénix Zaragoza y Atades (Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual) a la que se sumaron deportistas la Fundación Down Zaragoza, el Colegio Público de Educación Especial Jean Piaget y el Centro Especial de Empleo Oliver. Una treintena de personas entre voluntarios, familiares, deportistas y técnicos del Rugby Fénix Zaragoza capitaneados por Adolfo Escolá quien hizo del encuentro una jornada de deporte y diversión al aire libre empleando el Rugby como plataforma no sólo para fomentar el deporte entre las personas con discapacidad intelectual, sino también para promover los valores del deporte, la inclusión, la solidaridad, el esfuerzo, el respeto y el trabajo en equipo. Todo ello en un ambiente lúdico en el que destacaron las capacidades especiales de cada jugador/a, ya que en el rugby hay sitio para todos.

La jornada comenzó a las 10:30h de la mañana en el CDM David Cañada de Zaragoza, sede del Club Rugby Fénix con una serie de juegos y actividades a modo de calentamiento. Seguidamente los participantes se distribuyeron en diferentes postas donde pudieron aprender y practicar algunos aspectos reglamentarios característicos de este deporte como la touche, nombre que recibe la acción de saque de banda cuando el balón sobrepasa la línea lateral del campo, los placajes o la melé en el melier, jugada en la que los jugadores forman dos grupos compactos que se empujan mutuamente para conseguir la posesión del balón, sin olvidarnos del característico  pase atrás y los ensayos que hacen del rugby un deporte intenso, dinámico y divertido.

Para finalizar, no faltó el tradicional tercer tiempo, donde el resultado ya no importa, donde se disfruta de otros minutos con los amigos y compañeros tanto de tu equipo como del contrario y que consiste en que el equipo local invita al equipo visitante a comer y a beber para bromear, confraternizar y establecer amistad con otros clubes o entidades.

En definitiva, una jornada completa que marca el punto y seguido en las acciones colaborativas que la Fundación Fénix Zaragoza ha venido desarrollando con y para Atades y nuestro colectivo, que se iniciaron con un taller de rugby en el centro ocupacional y residencial Santo Ángel el pasado 14 de noviembre y que culminaron con la práctica en un entorno real este pasado sábado.

Esperamos y deseamos que esta nueva a amistad nos ayude a fomentar la práctica del rugby entre las personas con discapacidad intelectual.