Podemos decir que la Orientación deportiva es un deporte que engancha cuando lo pruebas por primera vez. Se trata de una actividad muy saludable por su componente físico, y agradable porque suele desarrollarse al aire libre y/o en plena naturaleza

Así quedó demostrado el pasado domingo 27 de enero en la jornada de orientación deportiva adaptada para personas con discapacidad intelectual organizada por el Club Ibón Orientación en colaboración con ATADES.

Más de cuarenta deportistas, familiares, voluntarios/as, monitores y entrenadores de esta modalidad deportiva se dieron cita en el Parque José Antonio Labordeta. Un escenario excelente para la práctica de este deporte ya que reúne todas las condiciones para albergar este tipo de eventos gracias a su zona de pinares, grandes avenidas, y rincones emblemáticos como la Glorieta de la Princesa y el Jardín de Invierno entre otros, lugares donde se escondieron las ansiadas balizas (puntos de control), que nuestros deportistas tuvieron que buscar con la ayuda de un mapa y una brújula, y el apoyo de monitores y entrenadores experimentados del Club Ibón Orientación, que hicieron del evento una enriquecedora y motivadora vivencia para los participantes, a la vez que contribuyeron estimulando el desarrollo intelectual, personal y social de nuestros chicos/as del Centro Ocupacional y Residencial Santo Ángel, Integra Aragón, CEE San Martín de Porres, CEE San Antonio y otros como el CEE Jean Piaget y Fundación Down Zaragoza, a los que agradecemos su asistencia y colaboración.

Un evento participativo no competitivo adaptado a las capacidades y necesidades de cada persona, mediante dos recorridos de diferente nivel (iniciación y básico) y accesible para las personas con movilidad reducida.

Una organización y poder de convocatoria espectaculares para hacer de esta jornada de orientación, un deporte para toda la familia.