Una decena de personas con necesidades especiales, disfrutaron de un primer contacto con la pelota, de la mano de la Federación Aragonesa de Pelota y ATADES

El frontón del EM El Olivar de Zaragoza, acogió esta primera jornada, enmarcada en la agenda deportiva de ATADES, para disfrutar de una primera toma de contacto con el tradicional deporte de La Pelota, de la mano de una de sus especialidades más sencillas, el Frontball. La sesión fue coordinada entre los técnicos de la Federación Aragonesa de Pelota: Miguel Colás, Naroa Iturain y Carlota Albás, y  Sergio Fortado, responsable deportivo de ATADES.

La jornada se orientó íntegramente a poner los materiales adaptados necesarios, compartir  un espacio como el frontón, con jóvenes promesas del deporte aragonés, y que así este colectivo con necesidades especiales, ocupara todos los espacios del frontón, tocaran las diferentes herramientas, y compartieran juegos y habilidades con los monitores, técnicos, voluntarios y deportistas, para vivir con plenitud el deporte de la pelota. Con actividades como esta, la Federación asume un nuevo reto de ser capaz de garantizar el apoyo, la formación y los medios necesarios para que la pelota sea divertida, atractiva, fácil y sencilla para las personas con discapacidad física y/o intelectual.

La actividad se inició con una presentación sencilla de diferentes herramientas y especialidades, en la que los nuevos deportistas, descubrieron, materiales, sonidos, texturas, velocidades diferentes, de una manera amena, similar a la utilizada por los técnicos en las jornadas que se ofertan a todos los colegios de Aragón a través del banco de actividades.

Tras esta primera toma de contacto, se realizó un calentamiento con juegos de cooperación que hicieron que todos los presentes participaran de manera muy activa. Como continuación a la activación, se iniciaron con sencillos ejercicios de botar pelotas, botar y lanzar, lanzar y recepcionar, para finalizar con una tanda de partidos inclusivos, donde monitores, técnicos y jugadores compartieron el reto de jugar a Frontball con pelotas algo más blandas que las escolares y de un tamaño algo superior para favorecer el desarrollo enriquecedor de la actividad facilitando la coordinación óculo–manual.

Técnicos y monitores, tanto de federación como de ATADES, coincidieron en que la pelota, de la mano del Frontball, por su sencillez, puede ayudar y favorecer la coordinación y movilidad de sus practicantes, así como la activación aeróbica continuada, tan necesaria para las personas con necesidades especiales.

Para poner el broche a esta especial jornada de pelota, todos los participantes recibieron una “camiseta de pelotaris” con la que esperamos pronto puedan disfrutar, formarse y lograr practicar, competir en este deporte de manera adaptada.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.