Los usuarios de ATADES reciben formaciones de comportamiento social

Pictogramas y aprendizaje experimental son algunas de las metodologías empleadas

Los centros residenciales de ATADES se adaptan diariamente a la nueva situación, producida por el Covid-19. Los hábitos han cambiado para todos. Una situación a la que los usuarios de ATADES- Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual se han acostumbrado y, poco a poco, interiorizado con nuevos comportamientos personales y sociales.

Desde los centros residenciales (Ciudad Residencial Sonsoles, Centro Residencial Santo Ángel y Centro Integra Aragón) se han puesto en marcha diferentes metodologías de aprendizaje para prevenir contagios tanto para usuarios como para trabajadores, desde antes de que comenzara el estado de alarma el pasado 15 de marzo.

Las formaciones se imparten de forma periódica. Los temas que se tratan son sobre higiene, principalmente de las manos, y sobre conveniencia, como guardar la distancia de seguridad personal. Unas formaciones que ATADES ha impartido e imparte tanto al personal de atención directa, como a técnicos y, por supuesto, a los usuarios. Las explicaciones a los residentes se han adaptado mediante pictogramas, y con la metodología de aprendizaje experiencial, a través del modelado, es decir, de la ejemplificación de ese aprendizaje.

Esta nueva situación ha hecho que centros y residencias de la Asociación adopten medidas e introduzcan, nuevos hábitos y comportamientos sociales. Ahora, los saludos no son con un apretón de manos, sino con un choque de codos. No a los abrazos y besos, pero si a los saludos desde lejos y mandar besos al aire guardando las distancias recomendadas. El contacto físico para las personas con discapacidad intelectual es fundamental, así que un equipo de profesionales de los centros y residencias de ATADES trabajan diariamente para que comprendan y pongan en práctica los nuevos hábitos.

Acciones del día a día

Los usuarios se han acostumbrado a lavarse con mayor frecuencia las manos, ahora lo hacen siempre que cambian de estancia en los centros, así como cuando entran del patio. Las personas que son más autónomas ya han interiorizado este hábito y aquellas que necesitan más apoyos, la higiene de las manos las supervisa un monitor.

Las acciones que se desarrollan en las residencias van variando de unos centros a otros y de unas semanas a otras como, por ejemplo, “Asambleas de Coronavirus”, donde los profesionales atienden las preguntas, dudas e inquietudes de los residentes. Mediante lenguaje sencillo y con el apoyo de herramientas de accesibilidad cognitiva en ocasiones, tratan de explicar las noticias y de atender a las diferentes solicitudes de los usuarios.

En el Centro Integra Aragón, antes de que se decretara el estado de alarma, algunos residentes salían a comprar. Ahora, han quedado suprimidas ante la mayor vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual al Covid-19. La residencia ha habilitado un nuevo sistema. Cada usuario realiza su lista de la compra, separando los productos de alimentación y los de higiene. La dejan en la recepción del centro y dos trabajadores se encargan de hacer la compra por ellos. Una vez en el centro, los productos se etiquetan, desinfectan y entregan a los usuarios.

Entre las acciones puestas en marcha, también está la de difundir noticias positivas entre los trabajadores y usuarios; y facilitar la comunicación entre residentes y sus familiares con videollamadas y llamadas.

Para estas acciones, es fundamental el equipo de personas que trabajan con la atención directa que se encargan y preocupan del bienestar y el cuidado de las personas con discapacidad intelectual. #EntreTodosHaremosTodo

Etiquetado con →