Atades trabaja además por la inserción laboral de las mujeres con discapacidad intelectual, en los centros especiales de empleo y en la empresa ordinaria, así como por la educación del alumnado con discapacidad con los programas de transición a la vida adulta

En el día de la mujer trabajadora, Atades quiere sumarse a la reivindicación de la búsqueda de la igualdad de género efectiva en todos los ámbitos de la vida. Así, la entidad promueve que las personas con discapacidad intelectual, mujeres y hombres, lleven una vida plena en todos los ámbitos, incluido el laboral.

La estructura profesional de Atades está formada por más de 650 profesionales con y sin discapacidad. De todos ellos, el 60 por cien son mujeres. En total, 63 mujeres con discapacidad trabajan los centros especiales de empleo de Atades.

La entidad acaba de elaborar un Plan de Igualdad, precisamente para evitar cualquier tipo de discriminación laboral (salarial y de toda índole), así como para trabajar en las relaciones y la comunicación inclusiva. Por otro lado, se está haciendo especial hincapié en la inclusión de la mujer con discapacidad intelectual en el ámbito laboral.

Empleo protegido y empresa ordinaria
Desde Atades se trabaja en la inclusión laboral de las mujeres con discapacidad intelectual desde dos ámbitos. En el del empleo protegido y en la empresa ordinaria.

En el primero de los casos, a través de tres centros especiales de empleo: Oliver (dedicado a la elaboración de componentes de electrodomésticos, trabajando sobre todo para Teka), Gardeniers (de jardinería y agricultura ecológica) y Logística Social (cuya principal actividad es la gestión del Centro Residencial Integra Aragón, de Atades).

En el ámbito del empleo ordinario, Atades trabaja en la inserción de personas con discapacidad intelectual mediante la figura de los insertores laborales y a través de la agencia de colocación de Atades, esta última de reciente creación.

Según los expertos, el empleo con apoyo, en los centros especiales de empleo, es una buena estrategia para la inclusión laboral de las personas con discapacidad intelectual, algunas de las cuales pueden luego acceder a la empresa ordinaria. En esta última, aquellas con más de 50 trabajadores tienen la obligación de contratar a trabajadores/as con discapacidad en un 2% del total de la plantilla o establecer medidas alternativas, como puede ser la realización de un contrato con un centro especial de empleo para suministro de bienes o prestación de servicios.

Todo un conjunto de leyes, normas y prácticas a nivel internacional, estatal y autonómico promueven la inserción laboral de las personas con discapacidad intelectual, y dentro de ésta, la no discriminación por cuestión de género.

Educación
En los centros educativos de Atades, donde estudian 130 niñas y niños, hay programas de transición a la vida adulta, hasta los 21 años, formando a las alumnas y los alumnos para una mejor inserción en el mundo laboral, bien en centros especiales de empleo bien en la empresa ordinaria.

Foto: en las imágenes, trabajadoras del Centro Especial de Empleo Oliver.