La Ciudad Residencial Sonsoles, ubicada en las inmediaciones de Alagón, es un espacio único que cuenta con la peculiaridad de autogestionarse y autoabastecerse en su día a día

Este artículo pertenece al tercer ejemplar de la Revista ATADES, un monográfico sobre el valor de Gardeniers en la sociedad

Cuarenta hectáreas, 9 de ellas construidas y 31 dedicadas a la huerta de Gardeniers. 269 residentes y 239 profesionales de atención directa y técnicos. Éstas son sólo algunas de las cifras que hacen de la Ciudad Residencial Sonsoles de ATADES, un lugar especial capaz, gracias a su organización interna, de gestionarse de forma autosuficiente y autónoma.

Lee aquí el 3er ejemplar de la Revista ATADES

sonsoles

Un claro ejemplo de economía circular que además aboga por lo ecológico y natural, cuenta con una depuradora biológica y una central de residuos de maderas de bosques y serrerías cuyas cenizas son utilizadas para el abono natural de los huertos de Gardeniers. Además, cuenta con una planta solar y un núcleo zoológico de donde se recogen residuos orgánicos que también se vierten a los campos ecológicos de Gardeniers como compost. El centro además recicla y cuenta con un punto limpio, la iluminación es led y el espacio verde que rodea a los edificios de la residencia, una vez al año, se fumiga con una bacteria natural y ecológica.

Agustín Garcés, director del Centro Residencial Sonsoles podría bien ser el «alcalde» de este espacio especial de ATADES donde más de 500 personas convive cada día. Allí se comparte ubicación y cometidos con Gardeniers, Centro Especial de Empleo dirigido por Joaquín Arqué. Ambos, convencidos ecologistas y defensores de la sostenibilidad, abogan por aunar fuerzas para sostener este «círculo» virtuoso.