Los sonidos y estímulos visuales intensos y cambiantes suelen afectar mucho más a las personas con autismo que a los demás. Esto es exactamente porque alrededor de un 60% de las personas con TEA se caracterizan por una hipersensibilidad a los estímulos auditivos y hasta un 30% de las personas con TEA muestran fotosensibilidad. Con el propósito de integrar el autismo en la sociedad, hace unos años el Ayuntamiento de Zaragoza a petición de entidades que trabajan con este colectivo decidieron instaurar 2 horas libres de ruido y luz en el recinto ferial de Valdespartera. Así las personas con autismo pueden acceder con menos problema a un espacio que normalmente se caracteriza por la sobreestimulación de luz y sonido en estos días festivos.

Desde a·Autismo, felicitamos a las instituciones y entidades que han hecho posible esta acción que reduce el impacto sensorial en ellos y facilitar así unas fiestas más accesibles para este colectivo. Y agradecemos la disposición de los profesionales de la feria que son los que lo hacen posible.

TEA